Semáforo naranja en CDMX: este lunes 22 de febrero reabrirán bibliotecas, archivos y galerías de arte

El pasado viernes, Eduardo Clark, director de la Agencia Digital de Innovación Pública, habló acerca de las nuevas reaperturas que vendrán con la segunda semana del semáforo naranja en la Ciudad de México. A partir del lunes 22 de febrero, los archivos, bibliotecas y galerías de arte volverán a abrir sus puertas al público.

Manteniendo el lema de “sin bajar la guardia”, Eduardo Clark también informó que la CDMX “continúa de manera muy acelerada la reducción de ocupación hospitalaria” al igual que comienza a disminuir la curva de intensidad de la pandemia que remontó desde octubre del 2020.

La semana pasada la Cineteca de la Ciudad de México también anunció la reapertura de sus puertas para dar funciones al aire libre.

Entre cada asistente debe haber la sana distancia (Foto: Twitter @CinetecaMexico)

La visita a los archivos históricos, bibliotecas y galerías para la venta de arte se podrán hacer sólo con previa cita y con un uso riguroso de cubrebocas en conjunto con las medidas sanitarias correspondientes.

Todas las alcaldías de la Ciudad de México cuentan con su propia red de bibliotecas públicas, sin embargo, sólo algunas se han vuelto representativas del panorama cultural de la capital mexicana:

La Biblioteca José Vasconcelos ha sido continuamente reseñada en revistas de turismo, artes y cultura por su diseño arquitectónico, el cual fue diseñado por Alberto Kalach. La inauguración de este recinto fue el 16 de mayo del 2006, por lo que está próxima a cumplir 15 años.

Otro acervo emblemático se encuentra en el campus central de Ciudad Universitaria. Se trata de la Biblioteca Central de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). El exterior de este recinto está decorado con el mural Representación Histórica de la Cultura del artista mexicano Juan O’Gorman. El edificio fue fue declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO, junto al paisaje que conforma al campus central.

La Biblioteca Central, una de las joyas de Ciudad Universitaria (Instagram)                  La Biblioteca Central, una de las joyas de Ciudad Universitaria (Instagram)

El 27 de noviembre de 1946 se inauguró la Biblioteca de México, edificio conocido como la Ciudadela. En 1987 el inmueble fue entregado a la Secretaría de Educación Pública (SEP) para que fuera remodelada a manos del arquitecto Abraham Zabludowsky. El lugar se caracteriza por contener las bibliotecas personales de escritores como Carlos Monsiváis, Alí Chumancero, José Luis Martínez, Antonio Castro Leal y Jaime García Terrés.

Uno de los edificios más antiguos de la urbe que fueron adaptados para convertirse en bibliotecas es el la Capilla de la Emperatriz del Palacio Nacional, donde actualmente se encuentra la Biblioteca Miguel Lerdo de Tejada, dedicada a temas económicos bajo encargo de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público. Este edificio fue construido entre los años 1751 y 1770 por el arquitecto Idelfonso Iniesta.

Ahora, también los restaurantes podrán tener un aforo del 20% en interior, el cual podrá dar servicio hasta las 7 de la noche, hora a partir de la cual sólo se podrá seguir dando servicio al aire libre. El servicio al interior de los inmuebles se podrá dar en cuanto los espacios disponibles en exteriores sean ocupados.

La lista de actividades permitidas desde este lunes son: Actividades esenciales, Comercios al 20%, Restaurantes, Centros deportivos y gimnasios al aire libre, agencias automotrices, tiendas departamentales y centros comerciales, Transportes de uso turístico, Autocinemas y Teatros al aire libre además de los ya mencionados.

En cuanto a actividades culturales, continúan sin autorización para operar los museos, casas de cultura, centros de convenciones y exposiciones, entre otros.

 

Recuperado de: https://www.infobae.com/

21/02/2021 Semáforo naranja en CDMX: este lunes 22 de febrero reabrirán bibliotecas, archivos y galerías de arte. Infobae.


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados